Hipatia de Alejandría

Hoy hablamos de Hipatía de Alejandría. La primera científica de la historia de la que se tiene constancia y en contribuir a las matemáticas de una forma sustanciosa. Hipatia de Alejandría fue filósofa, astrónoma y matemática helenista neoplatónica. Muchos conoceréis su historia por la representación en la gran pantalla mediante la película Agora estrenada en el 2009. Si no habéis tenido la oportunidad de verla, os la recomendamos!

Vamos a conocer un poco más a nuestra protagonista de hoy. 

Hipatia nació en Alejandría alrededor del 370 DC, fue asesinada en marzo del 415 DC. Su asesinato está relacionado con el miedo de la religión cristiana. La envidia por su popularidad empujó a los líderes cristianos a difundir un movimiento de odio contra ella.

Maestría

Mientras practicaba la maestría en la prestigiosa escuela neoplatónica, contribuía de forma considerable en el campo de las matemáticas y la astronomía. La posición de la tierra respecto al universo era uno de los temas más importantes y controvertidos de la época, siglo IV DC.

De la poca información obtenida de algunos documentos de sus discípulos, se ha averiguado un listado de evoluciones e invenciones de herramientas de estudio.

Evoluciones e invenciones de Hipatia de Alejandría

  • Mejoró el astrolabio (inventado por Hiparco de Nicea). Se utiliza en astronomía esférica para medir la posición de las estrellas, el sol y los planetas con fines astrológicos. Desarrolló:
  • Un aparato para destilar el agua
  • Un aparato para medir el nivel del agua
  • También un hidrómetro, un dispositivo  que se utiliza para medir la gravedad específica de un líquido.

Sus aportaciones a las matemáticas fueron influenciadas por su padre Teón. Fue el último director del museo de Alejandría, y reflejadas en numerosos manuscritos como:

Hipatia de Alejandría
  • Comentarios a la Aritmética de Diofanto (Defiende tu derecho a pensar… porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar.)
  • Los Elementos de Euclides
  • La reescritura del tratado de sobre las “Cónicas”

Estos tres títulos se encontrarían entre muchísimos otros si no se hubiera perdido la biblioteca de Alejandría. La existencia de los desaparecidos se conoce por la correspondencia que mantenía con sus discípulos.

Lamentablemente no hemos podido aplicar en nuestro dia a dia ninguna de sus obras. Por otro lado sí que ayudó a un cambio de paradigma a nivel astronómico que aun perdura.

Desde LOGi resaltamos sus virtudes como mujer fuerte, influyente e incluyente. No le importaba los orígenes, géneros y/o religiones de sus alumnos. Impartía sus clases exponiendo su conocimiento al margen de esos conceptos, tal y como había crecido ella bajo el paraguas de la escuela neoplatónica, filosofía que le gustaba transmitir y que en muchos casos deberíamos tener como ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *